Nutricion geriatrica

Nutricion geriatrica

Algunas personas mayores tienen necesidades especiales que merecen particular atención. Las enfermedades degenerativas, los problemas locomotores, cardiovasculares o gástricos, entre otros, requieren cuidados específicos.

A parte de eso, muchos mayores viven en situación de aislamiento, lo que repercute en su salud, higiene personal y estado anímico.

Un primer paso para mejorar su salud es centrarse en su nutrición. Los estados carenciales propios de la edad avanzada pueden ser minimizados con una alimentación especial, adaptada a sus necesidades.

Las personas mayores necesitan, normalmente, de una mayor aportación proteínica. Lo que significa que en su dieta no deben faltar carnes blancas y rojas –sin grasa-, y también leche y derivados, carbohidratos y fibra, vitaminas y minerales.

Aunque haya que evitar los alimentos ricos en grasa, algunos, como los frutos secos, son beneficiosos e incluso ayudan a reducir el colesterol malo. Así que un puñado de frutos secos es tan recomendable como comer al menos tres piezas de fruta, verduras y legumbres cada día.

Lo cierto es que somos lo que comemos, pero, además, podemos con una buena alimentación no sólo vivir más, sino vivir mejor.